Desde mi ventana

Desde mi ventana, desde este lugar por el que veo los días pasar, intento dialogar con mi maraña de sentimientos.

Muchas sensaciones revolotean por mi cuerpo, pero en ningún momento el miedo, creo que los últimos 10 meses me han curtido demasiado como para sentir miedo ahora.

Trabajo todos los días por mostrar mi mejor versión e intento robar sonrisas a los que tengo a mi alrededor porque, aún sabiendo que cada día estamos más cerca de la meta, las horas ya empiezan a pesar.

Añoro la libertad pero a su vez me siento más libre que nunca porque la salud es ahora el único pasaporte hacía la vida que soñamos. ¡Benditas las paradojas de la existencia!

Y, mientras tanto, mientras los rayos de sol me acarician a través de esta ventana, espero y rezo a la vida, para que este mal sueño termine cuanto antes y no se nos olvide nunca la lección.


REFLEXIÓN DESDE EL CONFINAMIENTO❤️

  1. Se acabo. La vida de La Moda, tienda de ropa infantil que ha permanecido con sus puertas abiertas durante tres siglos diferentes en la calle del Pez, llega a su fin. Cuando el pasado mes de noviembre hablamos con Angel Vinuales, su propietario, ya nos conto que el negocio renqueaba y su larga historia no ha dado mas de si: 1896-2019.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *